Saltar al contenido
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La verdad detrás de la lana y la explotación de las ovejas

Cuando pensamos en lana, existe la imagen idílica en el imaginario colectivo de las ovejas felices pastando en un bonito prado interminable, ¿verdad?

Sin embargo, la realidad sobre la vida de las ovejas en la industria de la lana dista mucho de esta escena que nos venden. Detrás de la suavidad de la lana se oculta un mundo de engaños y maltrato que merece ser revelado. 

Tabla de contenidos

Ovejas modificadas genéticamente para dar más lana

Las ovejas fueron uno de los primeros animales domesticados por los humanos hace alrededor de 10,000 años para la obtención de lana, carne y leche. 

El antepasado salvaje de las ovejas, el muflón, tiene el pelo más largo en invierno y en verano lo muda de forma natural con la subida de las temperaturas como muchos animales salvajes. 

Pero claro, para convertirlas en máquinas de hacer lana fueron modificadas genéticamente para producir mucha más lana de la que ellas necesitan y así poder abastecer nuestras “necesidades”.

Comparativa de oveja salvaje y oveja con sobrepeso de lana
A la izquierda, una oveja salvaje o muflón. A la derecha, una oveja encontrada en un bosque de Australia en el 2021 con 35 kg de lana tras escapar hacía 5 años de una explotación ganadera.

El proceso de esquilado de las ovejas: no, no es un corte de pelo

Está muy extendida la idea de que el esquilado de las ovejas es como si les cortarán el pelo. No se les hace daño y no sufren entonces, ¿dónde está el problema de usar lana? 

Los esquiladores cobran por oveja esquilada o por peso de lana en lugar de por hora. Este sistema incentiva la velocidad del trabajo aumentando la violencia hacia las ovejas y el descuido absoluto por su salud. 

Las ovejas son atadas por las patas para evitar sus patadas y que se muevan. A parte de sufrir muchísimo estrés, también reciben golpes y heridas. Existen múltiples investigaciones con videos horribles que ponen en evidencia los malos tratos y el horror que viven estos animales durante el esquilado. 

Oveja maltratada durante esquilado de lana
Proceso de esquilado de una oveja en una granja en Eslovaquia. Zuzana Mit / We Animals Media

Mulesing y otras torturas que sufren las ovejas

En Australia, el líder mundial en producción de lana, es legal la práctica del mulesing. Consiste en cortar con un cuchillo una porción cercana al ano de las ovejas para evitar posibles infecciones. Esto se hace sin anestesia y sin medicación para el dolor cuando los corderos tienen pocas semanas de vida. 

De 10 a 15 millones de corderos mueren en Australia en las primeras 48 horas de vida por hipotermia, inanición o negligencia en sus cuidados.

Debido a la manipulación genética, las ovejas tienen múltiples pliegues en su piel para producir más lana y esto puede ser aprovechado por moscas para depositar sus huevos. 

Otras prácticas legales y estándar son el cortado de las colas y las castraciones que de nuevo se realizan sin anestesia, con un cuchillo o con unas bandas elásticas que se usan para apretar y cortar la circulación sanguínea de los órganos genitales de los machos. 

Mulesing o mutilación del rabo de las ovejas
Corderos tras sufrir la tortura del mulesing o mutilación de parte del rabo y culo (Peta)

Todas las ovejas acaban en el matadero

La trágica realidad es que todas las ovejas de la industria de la lana terminan en el matadero por su carne. Las dos industrias van de la mano por lo que no podemos obviar una de la otra. 

Lo que determina cuando se lleva una oveja al matadero, a excepción de los corderos que se matan por su carne con 9 meses, es la calidad de su lana. Este ciclo de tortura termina cuando las ovejas tienen unos 5-6 años, mucho antes de su esperanza de vida natural de 15 años.  

Alternativas veganas a la lana

Nos intentan colar la lana como un tejido natural y sostenible pero nada más lejos de la realidad. La producción de lana conlleva un impacto muy negativo para el medio ambiente. Afortunadamente, la aparición de alternativas veganas y sostenibles han impulsado el declive de esta industria. 

El algodón orgánico, el Tencel, el cáñamo o el bambú son alternativas veganas y sostenibles a la lana.

 Las opciones sintéticas puede que no sean las mejores opciones a largo plazo pero siguen siendo una mejor alternativa a la lana. Una opción más sostenible y cada vez  más fácil de encontrar es el algodón orgánico. 

Gracias a la innovación de los nuevos materiales también podemos encontrar jerseys de Tencel, fibras a partir de la pulpa de la madera procedente de árboles de crecimiento rápido y origen sostenible como los eucaliptos. El cáñamo es otra fibra vegetal transpirable, resistente y no requiere de pesticidas en su cultivo. El bambú o el lino pueden ser otras opciones vegetales y sostenibles.

Mujer con jersey morado hecho de algodón orgánico
Jersey vegano de algodón orgánico hecho en España de Clotsy

No es una cuestión de moda, el sistema debe evolucionar hacia un modelo ético. Como consumidores podemos apoyar marcas que apuestan por materiales libres de sufrimiento animal y más sostenibles. 

La próxima vez que busques comodidad, calor y suavidad en un jersey, considera que historia hay detrás de esa lana y la posibilidad de optar por alternativas que respeten la vida de los animales. 

FUENTES: